Jueves, Julio 29, 2021
¿Qué dicen las encuestas?

Dr. Eduardo Borunda

Las encuestas sobre las preferencias electorales dicen más que simples números. Hay un debate muy fuerte sobre si sirven y para qué sirven. Son tan importantes que el Instituto Nacional Electoral (INE) ha girado una serie de acuerdo para evitar su manipulación, el uso del mismo por parte de los candidatos y partidos políticos tienen  una normatividad, sin embargo es claro que las encuestas para cuestiones electorales  tienen un propósito muy claro: influir en los electores en su toma de decisiones al momento de depositar su voto en las urnas.

Los criterios para la realización de encuestas y sondeos están normados para el caso de Chihuahua por el Instituto Estatal Electoral (IEE). Los criterios van desde la publicación de resultados y los informes técnicos, la metodología, el financiamiento, el ente que las realizó, fechas del levantamiento del estudios, muestra del instrumento de recolección de datos y los medios de difusión en los que se han dado a conocer los resultados. Con todas estas acciones, se procura establecer criterios para una actividad usada en los procesos electorales y que el ciudadano así como los propios medios de comunicación analizan en primer lugar la credibilidad y grado de confianza de la empresa que realiza las encuestas.

Haciendo un poco de historia, hay que recordar que en las elecciones del año 2000, De las Heras fue la única casa encuestadora que presentó resultados que favorecieron al candidato del Partido Acción Nacional (PAN), con ese nivel de complejidad, Blanca de las Heras se consolidó como la casa consultora especialista de más renombre en todo el país y con casos emblemáticos en algunos otros países, como España. Actualmente las empresas mexicanas se han consolidado a través de la agrupación de asociación que certifican el valor ético y evitan por ello la manipulación de los resultados.

En el caso de Ciudad Juárez, las elecciones del año 2016 tuvo como dato que la alta participación con un aumento de 12 puntos porcentuales, produjo un cambio en la conformación del poder. Es un factor de análisis en el que las encuestas nos dicen una tendencia pero variables como una crisis de comunicación en las esferas de los gobiernos, el abstencionismo o aumento en las tasas de votación provocan cambios no previstos. Así, la simple lluvia afecta el ánimo de los votantes y cambian la intención del voto. En el 2016, las encuestas no pronosticaron el cambio político señalado.

Otro dato interesante que debemos tener en cuenta es que las encuestas tienen una fecha de caducidad. Las encuestas son temporales, no son eternas, los niveles de aceptación de un gobernante, la identidad partidista e incluso el interés en participar o no en un proyecto cambia en el día a día. Las encuestas son “una fotografía del momento”. Pueden durar una semana, máximo dos en un proceso electoral, es difícil mantener la misma distancia en un escenario de múltiples ataques, de intensa lucha por el poder político y dónde los estrategas son capaces de vender el alma al diablo con fin de ganar los votos.

En una encuesta donde la diferencia entre dos contrincantes o partidos políticos es menor a 3 puntos es imposible decir quién ganará la elección. La encuestas de este tipo nos indica que hay un empate técnico. Recordemos que los resultados de la elección del año 2018 indicaba que en Ciudad Juárez, todos los cargos estarían a favor de los candidatos de la alianza entre MORENA, el PT y el PES pero con una excepción: había un empate técnico en la elección del Ayuntamiento. La diferencia estaba a favor del candidato Independiente por 0.50, es decir, un cierre completamente cerrado y los márgenes de error se moverían a un lado o a otro. La encuesta se había hecho una semana antes y el resultado electoral que determinó la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación fue de apenas 10 décimas. En este caso, la encuesta que se coordinó no sólo contradijo los resultados esperados de los partidos políticos sino que el grado de exactitud al que se llegó fue quirúrgico.

Para leer encuestas hay que tener en cuenta algunos otros elementos que hemos mencionado ¿Quién ordenó el estudio? ¿Qué empresa hizo el estudio? ¿Cuál fue la metodología? ¿Cómo se hizo el levantamiento de la muestra? Es decir, la metodología nos dirá que tan confiable es o no una encuesta de esta naturaleza. Los niveles de confianza nos explican que tan confiable es que el resultado de la muestra se acerque a la problemática o a la realidad.

En conclusión, me quedo con las palabras de María de las Heras cuando estableció en sus estudios que había un uso y un abuso en las encuestas. El uso de las encuestas es para tomar decisiones en los equipos de campaña, sin embargo tal pareciera que hoy los aspirantes a los cargos de elección pagan encuestas para decir que están con posibilidades de ganar una elección. Recordemos que hemos transitado de campañas donde antes ganaba quien saturaba de propaganda electoral los postes del alumbrado público, las avenidas y calles. Hoy está demostrado que las campañas no se ganan con encuestas. Por cierto ¿Usted sabe cuáles cargos se elegirán el próximo año?

Log in or Iniciar sesión