Domingo, Septiembre 19, 2021
El Meollo del Asunto

López, mal ante la Tercera Ola

Por: Daniel Valles

El Médico Hugo López Gatell, que es el subsecretario de salud y el encargado de dirigir la política en contra del Covid en el país, dijo que esta ola inició hace cuatro semanas. En algún momento de junio, puede ser.

Sin embargo, agregó, “ha podido ser contrarrestada con la estrategia de vacunación, por lo cual hay menos hospitalizados y fallecimientos”.

Una vez establecido lo anterior, comentó el desarrollo de las anteriores dos olas.

“La primera ola empezó cuando inició la epidemia, en febrero del 2020; la segunda ola epidémica en octubre del 2020 y llegó en un punto máximo en enero del 2021, después se redujo durante seis meses consecutivos, y la tercera ola epidémica tiene cuatro semanas que empezó el incremento acelerado de casos”, señaló.

Ahí y así surgen los semáforos epidemiológicos y sus colores, verde, amarillo, naranja y rojo. Luego matizaría sus declaraciones al mismo tiempo que los colores. Surge él como la figura “zar anti-covid” y salta a la fama, cuando era un médico al que conocíamos poco o nada.

El médico López es una de las personas más conocidas del país. Pero por ser poco o nada transparente y por matizar todas sus declaraciones. ¿Para qué? Para estar políticamente correcto.

¿Cómo lo hace? Maquilla los datos que presente de una pandemia que a todas luces está fuera de control desde la primera ola.

La tercera ola, como le llama y que apenas parece inicia, es una etapa que pudiere llegar a ser controlada por la campaña de vacunación. La que al menos en Ciudad Juárez, ha llegado de manera tardía.

El que se controle por la vacunación es una hipótesis solamente.

Para la campaña para vacunar a la población que se lleva a cabo en este momento se tuvo que depender de la donación de más de un millón de vacunas que hizo EUA y vacunar a la gente de la franja fronteriza. No se aplican vacunas compradas con dinero mexicano. Las que nuestro gobierno haya adquirido. No, esas vacunas, las compradas, fueron donadas a países de Centro América.

También el médico López rechazó la ayuda que la industria maquiladora juarense ofreció, así como el sector empresarial para comprar vacunas y para usar logística y personal para llevar a cabo vacunaciones masivas de su personal.

Y es que ese era un esquema de ganar-ganar. El gobierno federal no gastaba en cosa alguna. La gente se hubiera vacunado, las empresas no habrían gastado tantos millones de pesos en atención al personal.

Empresas y comercios no hubieren quebrado o registrado tantas pérdidas y la franja fronteriza no se habría cerrado por tanto tiempo.

López, el médico, cedió al interés político de su patrón y le dieron un uso político y electoral a la vacuna.

Por eso y más, el mencionado doctor goza de una antipatía manifiesta en las redes sociales, la que no es menor. Le apodan “Dr. Muerte”.

Esto se debe a la gran cantidad de muertos que hemos tenido. Somos el cuarto país con mayor número de muertos en el mundo. Después de la India, Brasil y Estados Unidos.

También a que el médico es evidenciado inmediatamente en sus declaraciones y desmentido por la realidad que se vive.

Por el pragmatismo que se manifiesta y que los medios de comunicación y en las redes sociales dan a conocer.

El médico López, no goza de confianza de la gente. Eso se lo ha ganado a pulso.

Es el mismo médico quien dice que en esta tercera ola todo va bien. Que no hay muchos muertos, muchos contagiados y que las hospitalizaciones no son muchas. Que hay camas suficientes.

Ese discurso ya lo escuchamos hace más de un año. Es exactamente igual cuando afirmaría que había camas, insumos y que íbamos muy bien.

Cuando el médico decía que de llegar a 60 mil muertos por Covid, sería una gran desgracia.

Bueno, al día de ayer, esa cifra parece muy poca, porque llegamos a 235 mil 740 muertos.

Las medidas en México, es un hecho, se han relajado. A pesar que tenemos el ejemplo de países que sí han controlado la pandemia y por relajar las medidas sanitarias han registrado nueva ola de contagios, una cuarta. Como Francia.

Donde el presidente Emmanuel Macron, establece medidas precautorias, como la certificación de estar vacunado para entrar a restaurantes, bares y espectáculos.

El informe que esta semana ha presentado el gobierno es positivo, claro. Pero lo presentan de una forma en que el mensaje que se trasmite es tan positivo que la gente piensa que ya pasó todo. Porque no hay tantos hospitalizados y tantos infectados, ni tantos muertos.

Pero ese es el aspecto político y maquillado del mensaje que presentan.

Sigue la idea de hacerse lucir bien, a pesar de que la realidad sea diferente. Y aunque es cierto que no hay tanta gente en los hospitales, sabemos por la experiencia que ahora tenemos, que, al inicio de la primera ola de contagios, no es cuando se presentan los picos en infectados, de hospitalizados y defunciones, sino semanas después.

Así lo muestran ya en, “Baja California Sur y en Sinaloa, donde la hospitalización llega ya a 66.3% y 52.4, respectivamente.

El estado de Nayarit ya no cuenta con hospitalización disponible para enfermos de Covid-19 que requieran camas con ventilador en la Unidad de Cuidados Intensivos, al estar 100 por ciento de su capacidad, mientras que Yucatán se encuentra ocupado en 82.14 por ciento. Nota de La Razón, del miércoles 14 de julio, con datos de la SSa.

En contraste, en Ciudad Juárez, se ha roto el récord de personas vacunadas contra el Covid. Algo sumamente positivo. 130 mil en dos días y la jornada sigue el día de hoy.

Esto fue posible porque entraron a la campaña de vacunación diversas empresas maquiladoras que vacunaron a sus miles de empleados. No ha sido el gobierno federal, sino la UACJ y personal de Salud del Estado y las empresas. Como se pretendía hace un año y que no les permitió el gobierno federal hacerlo.

Amigos y amigas, esto de la pandemia ya sabemos, no ha parado y no va a parar.

La gente, no vamos a dejar de vivir y hacer lo que tenemos que hacer para lograr el sustento. Es época de vacaciones y verano. Todo invita al goce, el disfrute y si tiene los medios para hacerlo, lo hará.

Entonces: revise el estado de la situación de los lugares a donde vaya. Use cubrebocas, aunque ya esté vacunado, cuídese.

La vacuna no es licencia para hacer lo que quiera. Seguro que saldrá adelante. Ahí está El Meollo del Asunto.

Log in or Iniciar sesión