Martes, Octubre 19, 2021
¿Feria de Salud o Feria COVID?

Dr. Eduardo Borunda

Para muchos de nosotros fue una sorpresa escuchar que este año se reanudaría la Feria Juárez, un elemento simbólico de lo que es la frontera, sus costumbres y tradiciones. Claro que hay elementos para tener en cuenta que los ciudadanos así como la comunidad requieren espacios de diversión y distracción. No todo es trabajo, me han dicho algunos jefes con quienes he tenido la oportunidad de colaborar y en la teoría de la administración existen principios que lo describen.

Una de dichas teorías es la elaborada por Maslow, quien estableció cinco escalones para satisfacer las necesidades humanas y las clasificó de acuerdo a aspectos que identificó como parte de la condición humana: Biológicos y/o fisiológicos, seguridad, afiliación, reconocimiento y de autorrealización. Estas necesidades, en especial las del primer escalón de la pirámide, son las esenciales: respiración, alimentación, descanso – recreación, sed, e incluso sexo y la homeostasis.

Ese descanso y recreación si deben estar presentes en las funciones del ser humano, no es que haya sido mala o buena idea la instalación de la Feria, lo malo era y fue en su momento que la actual crisis de salud causada por la pandemia se contrastaba con la de otra necesidad: la de seguridad y uno de sus elementos como el de salud. No hay vuelta de hoja, la naturaleza humana entiende estos principios y debe tomar decisiones que pueden afectar su desarrollo personal.

La pregunta central entonces fue la siguiente: ¿Feria de salud o feria de COVID? En familia hemos estado acostumbrados a ir a cada una de las ferias, incluso sé que hay familias que van por lo menos una vez a la semana o más durante la duración de la misma. Sin embargo, hoy sí había resistencias y decían, "no vamos a ir en esta ocasión". Así, la Feria Juárez tenía en la actual pandemia una disyuntiva, ser un espacio de recreación y descanso o bien ser una “Feria COVID” que pondría en estado de alerta máxima de nuevo a la frontera.

Cambiar de opinión es de sabios.  Con esta frase, el alcalde Armando Cabada Alvidrez, debió entender desde un principio a quienes son sus asesores que habría un costo político contra la decisión de realizar este evento, hubo otros que no dijeron ni pío, sin embargo, lo atinado de la decisión debe ser reconocido, no todo es en blanco y negro, pues hubiera cargado con la muerte y hospitalización no de una persona, sino de quizá cientos de personas que hubiesen sido contagiadas de manera directa e indirecta.

COPARMEX también dio un empujoncito, ya que originalmente se opusieron a la realización de la misma y después dieron un sí condicionado. Se exigían medidas de salud extremas, sin “bajar la guardia” que garantizarán en todo momento precisamente la seguridad y salud de las personas.

Como elemento adicional, el Departamento de Gobernación, había mencionado que no daría los permisos para vender alcohol y el pronunciamiento de los comerciantes que decían había espacios reducidos para instalar sus “changarros de comida”. Es decir, un tema de una feria se vio envuelto en una serie de pronunciamientos en el que hasta la Iglesia Católica intervino por la suspensión de los festejos del patrono de la Ciudad en la iglesia de San Lorenzo.

La decisión, como lo hemos expuesto, es salomónica, se pospone hasta nuevo aviso. Bien dice el dicho “más sabe el diablo por viejo, que por diablo” y los consejeros y personas que le hablan al oído deben prestar precisamente como Maquiavelo atención a la “Vox Pópuli”, que rara vez se equivoca. Con estas últimas acciones, el actual cabildo se estará despidiendo del poder que ostentó durante 5 años como gobierno independiente.

En conclusión, el nuevo gobierno que entra, deberá sopesar si realiza o no una feria y si esta es de Salud o bien una de COVID. Esperamos los fronterizos que no sea la segunda opción, al menos hasta que se declare la terminación de la pandemia, no me imagino estar en la mira de la atención pública y en medios de comunicación de México y del mundo donde se dé a conocer que los juarenses acudieron en plena pandemia a una feria a contagiarse. Por lo pronto, no bajemos la guardia y seamos prudentes con las circunstancias que tenemos en la mejor frontera de México.

Log in or Iniciar sesión